Usted está en : Portada: Crónica
Miércoles 29 de septiembre de 2010
Todo apunta a herederos de Kochifas
Los principales roles serían asumidos por sus hijos Constantino, Ana María y Luis.

Fue uno de sus nietos, Franz, quien como Constantino Kochifas Cárcamo fraguaba sus planes de negocios. "Tomaba un lápiz y una servilleta y empezaba a dibujar. El proyecto es el siguiente". Así, en una servilleta, nació buena parte del holding Skorpios, cuyo futuro es una tarea que asumirán sus hijos, tras la muerte del patriarca.

Kochifas siempre decía que su mayor empresa fue su familia, sus seis hijos y los 19 nietos.

Por eso, Skorpios se define como una empresa familiar, con reglas claras y un futuro trazado desde pequeños. "Si yo hice un edificio de dos pisos -solía decir a sus parientes- mis hijos deben hacer uno de cuatro; y mis nietos, uno de ocho".

El empresario estaba alejado de la gerencia de las empresas desde hacía un año y medio. Su interés era sólo navegar su buque preferido, el Skorpios III.

El día a día fue asumido por sus hijos, quienes siempre le consultaban las decisiones relevantes.

Su hijo, Constantino Anestis, recordó ayer el mensaje de su padre cuando les encomendó el futuro de la compañía. "Uno no se lleva nada al cementerio. Nada. Cuando yo no esté, más fuerza hay que ponerle, más esfuerzo, porque detrás de ustedes están mis nietos. Y no sólo nuestra familia, están nuestros trabajadores", les decía.

Por eso, el mensaje de Constantino segundo, conocido entre sus amigos como "Katino", es de tranquilidad, ya que la empresa está y va a seguir funcionando normalmente. "Conocemos bien el negocio", aseguró, explicando que la empresa funcionará en forma similar a Cruz del Sur, cuando falleció el patriarca.

Las empresas del holding, como Naviera Skorpios, Transmarko, Quitralco y Astilleros Skorpios, fueron constituidas por él, su esposa Noemí y sus hijos Watfa Ekateriñe, Norma Katina, Noemí Isabel, Luis, Ana María y Constantino Segundo, este último el mayor y quien ya estaba gerenciando Transmarko y el holding.

Su hermana, Ana María, gerente del área de turismo, seguirá a cargo desde Santiago; mientras que su cuñado, Claudio Ross, dirige el astillero.

Luis, otro de los hijos del empresario y quién heredó la capacidad de navegante de Kochifas, sería el encargado de asumir la mayor pasión del emprendedor: estaría al mando del timón del Skorpios III.

Mimí Coñoecar, la ahora matriarca del clan, también le pidió ayuda. "Viejo querido, ruega por nosotros y hasta pronto... Que lo que dejó hecho con tanto sacrificio, se mantenga".