Usted está en : Portada: Opinión
Sábado 25 de julio de 2009
Pabla viene del mar

Desde hace sólo unas semanas circula en nuestro medio cultural el último libro del profesor y poeta Nelson Navarro Cendoya, "Pabla viene del mar", editado por la Ilustre Municipalidad de Quemchi y el valioso aporte del Departamento de Cultura y Universidades del Gobierno Regional de Los Lagos.

El texto ha sido cuidadosa y hermosamente editado, lo que ha caracterizado los últimos libros de autores regionales, señalando un gran salto en cuanto a la calidad física de los mismos, dejando atrás el nivel artesanal y alcanzar la altura de los publicados por grandes editoriales. En esto, sin duda, ha tenido un importante rol el director de la nombrada entidad gubernamental, Jorge Loncón, escritor y primer editor de los autores del sur a través de las recordadas ediciones Polígono. En este libro de Nelson Navarro destaca el diseño y diagramación de Johnny Reyes, fotografía de Cristían Brown y cuidado de los textos, Víctor Caico.

"Pabla viene del mar" contiene una de las creaciones poéticas más bellas de estos últimos tiempos en la Región y su autor, tras la recopilación de su obra anterior de libros ya agotados, ofrece al lector la oportunidad de conocer lo más significativo de éstos: "Manojos Chilotes", "Aguas, piedras y expiaciones"; "Los Peces que vienen", "Donde habitamos las palabras", y sus últimos versos reunidos bajo el título, "Pabla viene del mar". El libro posee un prólogo admirable por su sencillez, profundidad, sapiencia y sensibilidad, escrito por el distinguido poeta nacional y hombre de letras Jaime Quezada, quien da luces al lector sobre la urdimbre interna de cada una de las partes del libro, revelando los diferentes énfasis e intenciones poéticas del autor, concluyendo que "Es, por cierto, el amor lo que ilumina y relampaguea esta bella poesía de Nelson Navarro Cendoya. El amor por aquellos lugares tan insulares y tan suyos, el amor por una infancia evocadora y revivida, el amor por las vidas y las gentes y los mitos y antepasados que aparecen y reaparecen a cada vuelta de tiempo y de nostalgia, y el amor por sobre todo a la mujer amada, bienamada, bienquerida de su Pabla viene del mar".

La lectura de la obra de Nelson Navarro se hace placentera, llena de gozo por la belleza de las palabras elegidas para expresar su emoción, por las imágenes poéticas y esa honda dulcedumbre para mirar el entorno y los personajes que habitan en las tierras insulares y el continente, proyectando una sólida identidad sureña con la maestría de su particular estilo. Felicitaciones a Nelson Navarro por su gran obra poética resumida en este libro, coherente con su persona, en quien se hace carne la humildad, el talento y su actuar pleno de humanidad.