Usted está en : Portada: Crónica
Sábado 13 de febrero de 2010
Familia se perdió en volcán Yates
Conocido abogado de Puerto Montt y académico de Santiago dijo que prendió una fogata para pasar la noche.

Alrededor de 13 horas de angustia vivió la familia Brahm Mir, después que tres de sus integrantes no retornaran al campamento en los faldeos del volcán Yates, ubicado en la zona precordillerana de Río Puelo, en la comuna de Cochamó.

Enrique Ignacio Brahm García, primo del concejal de Puerto Montt Jaime Brahm; de María Luisa Brahm, asesora directa del Presidente electo Sebastián Piñera, y de Joaquín Brahm, tesorero de la UDI, logró sobrevivir gracias a su experiencia en este tipo de actividades.

El hecho movilizó a Carabineros del Grupo de Operaciones Especiales (Gope), y del retén de Río Puelo, quienes de inmediato realizaron labores de búsqueda hasta la madrugada de ayer.

El viernes, alrededor de las 2.30 horas, los funcionarios policiales suspendieron el rastreo, a la espera de luz natural.

ALARMA

Esta fue dada por Luz María Mir, esposa del abogado y académico de la Universidad de Los Andes, Enrique Ignacio Brahm García (53 años).

La preocupada madre y esposa llamó a la Central de Comunicaciones de Carabineros (Cenco) Puerto Montt, alrededor de las 22 horas, dando cuenta que su esposo y familiares no habían llegado al campamento base que habían levantado en los faldeos del cerro.

Ayer, a las 7 de la mañana, Carabineros del Gope y del retén de esta alejada zona de la provincia de Llanquihue, tomaron conocimiento que las personas extraviadas se habían comunicado con sus familiares, por lo que retornó la tranquilidad, porque el sistema de búsqueda ya se había activado.

DENSA VEGETACIÓN

Enrique Brahm contó a El Llanquihue que este cerro lo ha visitado en innumerables oportunidades desde que tenía 20 años.

"Estábamos en el medio del bosque y nos encontró la noche cuando íbamos por el faldeo del Yates. Subí con tres sobrinos, quienes quedaron acampados en la mitad del cerro y yo había subido con otros dos familiares. Cuando bajaba en una zona de bosque tupido en la tarde y como no hay senderos, me desvié un poco y pasé de largo el campamento. No logré encontrarlo y me quedé durmiendo en el bosque, porque se me hizo oscuro y por supuesto se pasó susto; pero hoy, en la mañana (ayer), apenas amaneció, a las 7 horas, caminamos y a los 30 minutos estábamos en el campamento", apuntó Brahm.