Usted está en : Portada: Opinión
Viernes 2 de enero de 2009
La luz de SAESA

SAESA insiste en abusar del bolsillo de sus clientes. Así lo demuestra una serie de antecedentes que he puesto a disposición de la ciudadanía y que dicen relación con cobros ilegales, arbitrarios y abusivos en los que está incurriendo esta empresa proveedora monopólica de energía eléctrica de nuestra región.

Y aunque los representantes de SAESA insistan en desmentir lo indesmentible, son muchos los vecinos de Puerto Montt y otras comunas que, denuncia tras denuncia, han puesto a esta empresa en constante cuestionamiento respecto a la calidad del servicio, atención y satisfacción de sus clientes.

Una de las formas con que SAESA ha pretendido obtener ganancias irregulares, es cobrando 713 pesos a todas aquellas personas que concurren a pagar su cuenta mensual de consumo sin portar la boleta correspondiente.

A estos clientes la empresa, pudiendo ver el valor a pagar directamente en su sistema computacional, les obliga a presentar un duplicado de la boleta.

Sin embargo, el cliente no sabe que los $713 son para obtener un Certificado de deuda de consumo o Copia de Factura, lo que sólo puede ser solicitado por el cliente para una serie de trámites entre los que NO se cuenta el pago de la cuenta mensual. Es decir, se agrega un cargo al cliente por pago sin boleta lo que no está permitido en la reglamentación vigente.

Por si esto fuera poco, también se está cargando al cliente el llamado "cobro por el empalme", concepto donde el usuario debe pagar las obras menores, mientras que las obras mayores, entre las que se cuenta la cruceta, son de exclusiva responsabilidad de la empresa concesionaria del servicio eléctrico.

No obstante, hoy SAESA también cobra el costo de la cruceta al cliente, lo cual, según pronunciamiento de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, es improcedente y sólo demora la provisión del servicio.

Una empresa inteligente, moderna y preocupada por brindar el mejor servicio, tomaría muy en serio los reclamos de sus clientes y que han sido avalados por las autoridades pertinentes.

De insistir en este tipo de conductas ilegales y abusivas, SAESA pone en riesgo no sólo la calidad de sus servicios, sino también el futuro de sus negocios en la zona.

Seguiremos atentos.